Seleccionar página
Mentira Cochina por Victor Rebullida

Mentira Cochina por Victor Rebullida

Mano a mano con Joaquín Murillo he ido dando forma a la parte musical de “Mentira cochina”. Son ya muchos años de amistad y varios trabajos en común. Joaquín tiene muy claro lo que desea en cada momento y, aunque cada uno se esfuerza por sacar adelante su idea -que eso es lo que tiene juntar a dos creadores-, el entendimiento es total y absoluto siendo fácil el trabajo y no llegando nunca a correr la sangre. He vivido el proceso de creación de “Mentira cochina” desde el primer día y he visto cómo ha ido evolucionando el espectáculo con constantes vueltas de tuerca que han transformado unas piezas de Chéjov ya de por si divertidas en una desternillante obra de teatro musical. La obra se concebía como un vodevil con tono cabaretero en el que el reto era, no solo iluminar musicalmente momentos determinados de la acción mediante el piano, sino componer canciones para ser interpretadas por los actores en escena. Esto último suponía una dificultad añadida: había que escribir las letras de las mismas versificando a partir de la prosa de Chéjov. He ahí que, sin comerlo ni beberlo, este compositor se vio ejerciendo de letrista. El fruto de esta experiencia son unas letras inspiradas libremente en las escenas correspondientes. El proceso resultó divertido, pero no tanto como verlas cobrar vida en boca y gesto de los artistas. Estoy seguro de que el público se divertirá lo mismo o más con ellas. Aunque me esforcé porque la música fuese asequible técnicamente para los actores y la pianista entono el mea culpa respecto a la dificultad final, la...