Seleccionar página

Tras la victoria del Partido Popular en 2015, Francho Aijón y Gerald B. Fillmore (más conocidos como The Sinflow) juraron no volver a actuar hasta que Rajoy dejara de ser presidente… 🙈 Pero los fans pedían su vuelta y tras incontables mensajes de twitter (dos), han decidido subirse de nuevo a los escenarios para demostrar que la comedia es la única manera de entender España (una).

Acércate el 23 de Diciembre al Teatro de las Esquinas para descubrir el mayor hito en la historia de la comedia desde la independencia de Cataluña.

Con un formato “late night” y mucho humor recuperarán la memoria histórica, por momentos histérica, que pone tan nerviosa a las gentes de este país.

Su estilo ya conocido por gamberro, absurdo, surrealista y mantequilla se pone al servicio de España, tal vez no es lo que querrían algunos españoles muy españoles y mucho españoles, pero honestamente nos importa lo que a Ubú Rey, una “merdre”.

¿Quiénes son más españoles? Yo soy español. ¿Y tú? ¿Cómo se puede ser español? ¿Y más español? ¿Qué nos hace españoles en contra de los que no lo son? ¿Se puede elegir? ¿Se puede ser más español que un torero envuelto en la bandera de España y viendo el programa de Bertín Osborne entrevistándose a sí mismo?…

Conoce más sobre la obra y la compañía a través de la entrevista concedida por Francho Aijón para el Blog del Teatro de las Esquinas.

Háblanos sobre ti, ¿cómo te definirías?

Hay tantos puntos de vista. Soy actor y dramaturgo. Soy anarquista y padre. Soy vecino y vecina, según el día…

¿Cómo empezaste tu andadura en el mundo del humor?

Fue con un chiste sobre Aznar. Tiempo más tarde en la Escuela Municipal de Teatro conocí a Gerald y formamos The Sinflow, yo antes era un señor muy serio que no sonreía por nada.

Pero empezamos a quedar para crear personajes como el Detective Musgo y su perro trompeta Ronald Reagan y me dije, no está mal esto del humor y me convertí en un hombre serio que no sonreía por nada, pero por lo menos hacía reír.

Francho Aijón y Gerald B. Fillmore, más conocidos como The Sinflow

¿Qué sentiste la primera vez que te subiste a un escenario?

Estaba acojonado. Sentí una zozobra mental y física, apenas podía moverme, los nervios me atenazaron la maleta que sujetaba, por lo visto mi personaje se iba o venía de viaje, es el mejor cuelgue del mundo.

¿Es gracioso el que quiere o el que puede?

Por desgracia para ser gracioso sólo necesitas a alguien que te ría las gracias. Así de fácil.

En The Sinflow os definís como “humor gamberro, surrealista y mantequilla”…

Ya, entiendo que pueda parecer confuso, pero te lo aclararé. Nuestro humor es gamberro, surrealista y mantequilla.

¿Que tenías en mente cuando ideaste este espectáculo?

Hablar de España. Hay tanta gente que cree saber lo qué es y no es ser español que hemos hecho una análisis desde un punto de vista definitivo: la comedia.

¿Qué es lo que más gracia hace ahora?¿De qué se ríe la gente?

No soy un estudioso del humor. Las tendencias vienen siempre preparadas y cocinadas como en un fast food, así que prefiero no saber cuál es el chiste del momento. Pero de toda la vida ha hecho mucha gracia que la gente se caiga. Supongo que como bípedos está en nuestros genes.

Eres zaragozano pero no te vemos mucho por aquí.

Bueno, justo este año he venido a grabar GRUPO 2 HOMICIDIOS y la TV Movie que están terminando de producir Factoría Plural. Si hay trabajo en mi tierra me verán por mi tierra. También tengo a mi hijo, aunque es cierto que no lo tengo fácil para subir más a menudo. Pero me siento muy zaragozano. Tengo a mucha gente que quiero aquí.

¿Ser políticamente incorrecto en el humor pueda estar muy mal visto?

Ultimamente te puede llevar a la cárcel. Como esa canción de Brassens: “Todos, todos me miran mal… salvo los ciegos…”

En este caso se trata de tolerancia. Sin embargo le dan la vuelta al argumento y hacen de la ofensa un delito. A mí me ofenden tantas cosas, muchas, pero no creo que se pueda medir en cosas que son mejores que otras para ofender, de ser así, dirías también que hay mejores y peores formas de pensar.

No sé si me explico. Un estado plural no puede discriminar ofensas, ni hacer leyes que prohíban partidos, no se puede limitar la libertad de expresión si luego se quiere presumir de que hay libertad de expresión. O la hay o no la hay.

Estamos viviendo momentos terribles. Están encerrando a músicos… y no por hacer lo que hace Melendi.

¿Crees que hay autocensura en el humor?

La autocensura funciona como mecanismo de defensa. Te pongo un ejemplo. Entro en una pastelería y me encuentro con Albert Rivera y miro toda la harina que cae esparcida en los pasteles y no le hago ningún chiste sobre la cocaína, porque eso estaría penado por la ley, una ley que da mucha pena, por cierto.

¿Cómo es el proceso de creación de un espectáculo de The Sinflow?

Ahora más complicado, nos separa un Océano y todo un país de costa a costa, así que también hemos iniciado vidas creativas paralelas, pero seguimos ideando en común y a eso le llamamos The Sinflow.

Además somos como hermanicos, y de esa querencia sale este humor un poco canalla, pero siempre con objetivo filantrópicos. En este caso nos apetecía llegar con un lacito y regalar nuestra españolidad. Porque yo soy español… ¿y tú?

¿Qué sensación crees que deja la obra entre el público asistente?

Sabemos hacer nuestro trabajo, se van a reír, mucho, se van a reír y luego se van a quedar con ese regusto que deja el licor de almendras…

Imagínate, dos tipos hablando durante hora y media sobre lo que es y no es España… ¿te han abducido alguna vez? ¿sabes cuando te meten la sonda por…? Pero en realidad es más como una colonoscopia, es por un bien mayor, sí, sí, pero que te la meten por el…

Convéncenos en una frase, ¿por qué deberíamos ir a ver esta obra?

Porque es el mayor hito de la comedia desde la independencia de Cataluña.

Os dejamos con el tráiler de “Yo Soy Español”.