Seleccionar página

Mano a mano con Joaquín Murillo he ido dando forma a la parte musical de “Mentira cochina”. Son ya muchos años de amistad y varios trabajos en común. Joaquín tiene muy claro lo que desea en cada momento y, aunque cada uno se esfuerza por sacar adelante su idea -que eso es lo que tiene juntar a dos creadores-, el entendimiento es total y absoluto siendo fácil el trabajo y no llegando nunca a correr la sangre.

He vivido el proceso de creación de “Mentira cochina” desde el primer día y he visto cómo ha ido evolucionando el espectáculo con constantes vueltas de tuerca que han transformado unas piezas de Chéjov ya de por si divertidas en una desternillante obra de teatro musical. La obra se concebía como un vodevil con tono cabaretero en el que el reto era, no solo iluminar musicalmente momentos determinados de la acción mediante el piano, sino componer canciones para ser interpretadas por los actores en escena. Esto último suponía una dificultad añadida: había que escribir las letras de las mismas versificando a partir de la prosa de Chéjov. He ahí que, sin comerlo ni beberlo, este compositor se vio ejerciendo de letrista. El fruto de esta experiencia son unas letras inspiradas libremente en las escenas correspondientes. El proceso resultó divertido, pero no tanto como verlas cobrar vida en boca y gesto de los artistas. Estoy seguro de que el público se divertirá lo mismo o más con ellas.

Aunque me esforcé porque la música fuese asequible técnicamente para los actores y la pianista entono el mea culpa respecto a la dificultad final, la cual, en honor a la verdad no han supuesto ningún freno para los artistas. El trabajo con Raquel Anadón, José Luis Esteban y Teresa Polyvka ha sido una experiencia inmejorable. Tanto José Luis como Raquel se han esforzado como titanes para superar las exigencias musicales de las canciones así como soportar mis rarezas de músico durante los ensayos. Al poco de comenzar los ensayos los actores hicieron suyas las canciones, o mejor dicho, las hicieron del personaje.Verles cómo interpretaban y caracterizaban las primeras canciones me inspiraba en la composición de las siguientes que cada vez se iban adaptando más a cada actor y personaje. Para mi la visualización mental me resulta de gran ayuda en la composición de música para la escena.

Raquel Anadón, José Luis Esteban y Teresa Polyvka

Raquel Anadón, José Luis Esteban y Teresa Polyvka

Polyvka por su parte ha sido quien ha hecho posible -y lo hace durante el espectáculo- que la maquinaria musical funcione como un reloj. Teresa no tiene precio como intérprete y colega, habiendo sido una ayuda imprescindible e inestimable para poder montar la parte musical. Si asombra cuando toma en sus manos un violín, sentada ante el piano ha sido una revelación.

Para “Mentira cochina” he compuesto unas piezas instrumentales breves para diferentes momentos de la obra, así como canciones que desarrollan situaciones y refuerzan el carácter de cada personaje. “Mentira cochina” está salpicada de músicas paródicas, de efectos de “Mickey Mousing” (sincronía sonora con la acción), de momentos en los que el movimiento escénico y la música remedan al antiguo cine mudo, de algún homenaje al cuplé y de números zarzueleros y rossinianos a solo, dúo o trío. Las canciones han sido coreografiadas por la bailarina Ingrid Magrinyà haciendo que cada una se convierta en una pequeña obra de teatro en si misma.

“Mentira cochina” es todo un musical, pero no en el sentido de la gran producción de Broadway, sino en la linea del cabaret europeo, sin ampulosidad, conciso y directo, con una música muy rica y diferente puesta al servicio de la acción, pero que sabe estar callada cuando el texto necesita aire para ser interpretado. En este sentido se ha cuidado en extremo el equilibrio entre el teatro hablado y el cantado. El fruto de este matrimonio entre el teatro y la música es un espectáculo muy divertido y trepidante, que secuestra en la butaca, que nos hace ver de un modo diferente tanto la obra de Chéjov como la propia mentira.

Victor Rebullida caracterizado para Mentira Cochina

Victor Rebullida caracterizado para Mentira Cochina